Mochila lista, corazón lleno y conversaciones para la vuelta al cole.

back to schoolSobre toda cosa guardada, guarda tu corazón;
porque de él mana la vida. Proverbios 4:23

La vuelta al cole está llegando. Estamos preparando nuevos horarios y actividades, meriendas sanas, horas de sueño ajustadas, lugar de estudio agradable y adecuado en casa, materiales escolares, ropa y calzado adecuado ¿Falta algo?

ABRAMOS LAS VIAS DE COMUNICACIÓN- PONGÁMONOS EN SINTONÍA CON ELLOS

PRIMER PASO

Toma un tiempo como al principio del verano para charlar con cada uno de tus hijos a solas. Tomando un refresco en la plaza una última tarde de verano o paseando relajados y sin distracciones pasarás un rato más ameno con ellos. No invites a nadie más, deja el móvil y enfócate por completo en él o ella.  Comienza escuchándoles. ¿Has disfrutado el verano? ¿Te hubiera gustado hacer más? ¿menos? ¿Hay algo que te preocupe del nuevo año escolar?

SEGUNDO PASO

Asegúrales a tus hijos que les amas; que sus fracasos o malas decisiones no definirán quien son y que de todo se aprende. Dios nos extendió su gracia, su perdón y su amor incondicional  y nosotros  extendemos esa gracia a nuestros hijos. La Clave es la que enseña la Biblia, que recibimos la Gracia de Dios verdaderamente cuando reconocemos nuestro error y lo confesamos de corazón (1 Juan 1:9). El orgullo es el gran enemigo del hombre.  

TERCER PASO

Explícales conceptos profundos como la integridad, el esfuerzo o la reconciliación con frases que repitas a menudo como, “La integridad es un valor que irás desarrollando a lo largo de tu vida y te dará mucha paz”.  Explica estos conceptos tan enriquecedores a tus hijos con historias sencillas.  Esto hace que tengas que seguir conversando con él o ella todo el año. Estos conceptos se enseñan poco a poco y en el contexto de la vida misma. Recuérdales que no todos eligen el camino de la paz o de la reconciliación, por ejemplo,  pero no deja de ser un buen camino que traerá un muy buen fin. La Biblia lo promete y como creyentes confiamos en estos principios.  Aunque muchos decidan vivir bajo otros conceptos y valores, nosotros nos enriquecemos enfocándonos en la promesas bíblicas en cuanto a la honestidad, por ejemplo o en la integridad.  No hay que criticar a nadie ni compararnos con otros juzgándoles, ya que todos tenemos el privilegio de elegir y experimentar los beneficios y la tranquilidad de vivir una vida basada en valores. Muchos valores son universales.  Yo les enseño a mis hijas que nuestros valores  tienen sus orígenes en la Biblia y nos alientan a  tales cosas como a despojarnos de la mentira y vestirnos de compasión y respeto hacia los demás.   El cristianismo también enseña una especial sensibilidad a la habilidad de reconocer los errores propios sin dar excusas, ya que de ese modo somos reconciliados con Dios y los hombres.

COMPARTE 5 CLAVES PARA EL ÉXITO ESCOLAR  DE LAS ENSEÑANZAS DE LA BIBLIA

guarda tu corazon

Comparte estas herramientas bíblicas con conversaciones amenas para fortalecer el corazón de tus hijos. Escríbelas y ponlas en la nevera o en algún lugar donde las pueda ver  toda la familia.

  1. ESFUÉRZATE EN ADQUIRIR Y PRACTICAR  LA INTEGRIDAD TANTO COMO EN ADQUIRIR Y PRACTICAR NUEVOS CONOCIMIENTOS. 

Porque el Señor da la sabiduría; conocimiento y ciencia brotan de sus labios. Él reserva su ayuda para la gente íntegra.  Proverbios 2:6-7a 

La integridad se puede explicar a los más pequeños como la habilidad de hacer el bien, te estén viendo o no. Pregúntales por ejemplo,  ¿Si te encuentras 50 euros en la clase y nadie te ha visto, qué haces? La cuestión hace pensar en que, si nadie te ve ¿cambia el valor de lo bueno o lo malo? ¿Puedes hacer cosas “no tan” honestas si nadie lo sabe? y ¿qué de la persona que los ha perdido? Tanto dinero puede pertenecer a un profesor, ¿será que le hará falta para pagar algo importante? ¿Es correcto coger algo que no es tuyo en alguna circunstancia?

Elige un valor a la semana y trabájalo; el amor incondicional, la honestidad, el esfuerzo, el sacrificio y el autocontrol son algunos que puedes trabajar.

2. SÉ PACIENTE CONTIGO MISMO Y CON LOS DEMÁS.

Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Santiago 1:4-5

Recuérdales que antes de manejar a la perfección un concepto nuevo en matemáticas, por ejemplo,  será necesario ir despacio primero. Háblales de como andan los bebes, o mejor aún, déjales ayudar a un bebé que empieza a dar sus primeros pasos.  Asegúrales que si el profesor no tiene paciencia en clase, en casa podrá encontrar ayuda. Recuérdales también que nada reemplaza la práctica. También deberás ayudarles a controlar sus emociones. En la clase es probable que más de uno pierda su paciencia y se enfade. Tu hija tendrá las mismas tendencias,  háblale a cerca de los Frutos del Espíritu Santo. Gozo, paz, paciencia y dominio propio entre otros.. Gálatas 5:22-23  La oración y el conocimiento de los principios Bíblicos le ayudarán a entender como controlar sus emociones.

3. PRACTICA LA HUMILDAD.

Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo. Filipenses 2:3

Recuérdales que traten de ver a sus compañeros y a sus profesores como Jesús les ve, con ojos de amor y compasión. Nadie es perfecto, todos tenemos un mal día, no debemos encasillar a los demás. Así como nosotros no queremos que nuestros errores nos definan, también debemos permitir que los demás crezcan, maduren o cambien de parecer. Enséñales a poner los sentimientos de los demás antes que sus propias deseos. Como escribió C. S Lewis , ser humilde no es pensar menos DE nosotros, es pensar menos EN nosotros. Háblales con seriedad de los efectos negativos del bullying, de los insultos y de las rencillas. Aprovecha la dinámica del colé para enseñarles a ser sensatos y misericordiosos sin dejarse manipular por los demás. La Biblia nos habla de que con la misma medida que medimos seremos medidos, adviérteles a cerca de hablar mal de los demás y la falta de discreción.  Las enseñanzas de Jesús y su vida nos darán claros ejemplos a seguir. Estudia la vida de Jesús con tus hijos usando los Evangelios.  Si tienen una crítica de alguien, que tengan el valor de decirla a la persona en privado o si no que guarden silencio, ya que las murmuraciones rompen las amistades.

4. HAZ UNA LISTA DE LAS COSAS QUE TE PREOCUPAN.

Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Filipenses 4:6-7

Escribir y hablar de aquello que les produce ansiedad es el primer paso para poder  tratar y superarlo. Habla de aquello que les produzca ansiedad o les preocupe. Indícales antes de que pase algo, que hablen con alguien de la familia  cuando ocurran cosas preocupantes y no olvidéis orar por ello antes de dormir en voz alta si es posible. Abrázales y asegúrales que no están solos frente a sus miedos y angustias. Recuerda que es bueno que estén tristes y tengan que superar ciertas situaciones inevitables de la vida. No trates de arreglarlo todo, deja que ellos aprendan lecciones gestionando sus emociones y problemas.  Dales opciones de hablar con personas de confianza para que no se refugien en personas equivocadas para resolver temas delicados. Anímales con frases que refuerzan su fe.  ¡Tú haz lo posible y deja que Dios se encargue de lo imposible! o ¡Pídele a Dios sabiduría y verás como te ayuda, yo confío que tomarás una buena decisión! Si un compañero les está causando problemas, por ejemplo, explícale que sólo podemos hacer nuestra parte, lo demás lo podemos dejar en las manos del Señor porque está fuera de nuestro control.

5. RECUÉRDALES QUE DIOS LES DARÁ FUERZAS CUANDO LAS NECESITEN

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Filipenses 4:13

Lee el Capitulo 4 de Filipenses con tus hijos. Dios estuvo con los primeros cristianos que se enfrentaron a grandes obstáculos como la  persecución. Anímales explicándoles que no están solos y que la Biblia les da las herramientas para  lograr sus metas y buscar la fuerza y la ayuda sobrenatural de Dios. ¡El mismo Dios de antaño está con su pueblo hoy!

Por último hay algunos padres que dudan en compartir verdades Bíblicas con sus hijos, tal vez porque no saben cómo o porque quieren dejar que ellos tomen sus propias decisiones al respecto, pero en el fondo se identifican con el Cristianismo. También depende de cómo nosotros como padres entendemos la fe. Para algunos no se trata de meras creencias ¡son nuestras convicciones, nuestros amados preceptos! Nosotros hemos sido hecho libres de nuestras culpas y no dudamos en compartir este regalo de fe con nuestros hijos. Si tú no has llegado a ese convencimiento, no te desanimes, busca la verdad en su Palabra. No temas, toma pasos hacia Él! Seamos sabios, en la Biblia Jesús mismo dijo, dejad a los niños venir a mí y no se lo impidáis porque de tales es el Reino de  los Cielos (Mateo 19:14).  Puedes hablar con la autoridad de la Palabra de Dios diciendo sencillamente estas palabras: La Biblia enseña en…y la cita.  Como padres no tenemos todas las respuestas, pero como dice Su Palabra en el Salmo 25 los que confiamos en el Señor no seremos avergonzados! ¡Confiemos en Él y tengamos una feliz vuelta al cole!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s